Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Comunicados Dominicales

JORNADA DE ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

Compartir

El pasado 4 de junio de 2020, a través de un comunicado firmado por Mons. Oscar Roberto Domínguez Couttolenc, obispo de Ecatepec, se presentó la JORNADA NACIONAL DE ORACIÓN POR LOS SACERDOTES MEXICANOS a desarrollarse los días del 4 al 19 de junio de este mismo año.

La jornada tiene por objeto: ORAR, ACOMPAÑAR Y AYUDAR a nuestros presbíteros, con el fin de tener sacerdotes, testigos mensajeros de esperanza, ante un nuevo comienzo que nos ha marcado la pandemia del COVID -19.

Es un hecho que los sacerdotes acompañan el caminar y progreso de los pueblos, participan de sus gozos y alegrías, así como de sus tristezas y angustias. Un párroco por ejemplo vive dentro de su territorio parroquial y por lo mismo se entera de muchas maneras del acontecer que vive su comunidad. A imagen del buen pastor que alimenta a sus ovejas, el presbítero tiene la Palabra de Dios, los sacramentos, los tiempos de convivencia, los momentos de oración y la catequesis a través de lo cual nutre la fe y la vida de sus feligreses.

Tenemos muchos sacerdotes ejemplares que viven de forma callada, discreta, generosa y fiel su ministerio. Ciertamente también reconocemos los límites y problemas que puede haber en el ejercicio del ministerio presbiteral y por ello la necesidad de acompañar y animar la vida de los sacerdotes para trabajar en acciones preventivas y de ayuda ante quien enfrenta alguna situación delicada.

Los obispos son los primeros responsables de la formación, acompañamiento y cuidado de sus sacerdotes. En la atención a los sacerdotes, el obispo funge como “padre y hermano que los quiere, escucha, acoge, corrige, conforta, pide su colaboración y hace todo lo posible por su bienestar humano, espiritual, ministerial y económico” (Cf. Christus Dominus 16).

Junto con el obispo, la comunidad cristiana (sacerdotes y laicos) tiene también una tarea importante en la formación, acompañamiento, cuidado y ayuda de sus sacerdotes. La JORNADA NACIONAL DE ORACIÓN POR LOS SACERDOTES MEXICANOS, favorece precisamente todas estas acciones.

Es muy importante que los fieles puedan encontrar sacerdotes maduros y bien formados. La gente acude a ellos no sólo a pedir servicios litúrgicos o trámites de documentos, muchas veces se acercan también para solicitar alguna orientación o consejo, para compartir alguna preocupación o situación que los angustia. Por eso, el presbítero está llamado a cultivarse continuamente, debe fortalecer su santidad y cultivar su corazón de pastor ante esta nueva realidad que estamos comenzando.

Luego de la contingencia sanitaria que ahora estamos viviendo, la vida pastoral de la iglesia, seguramente no será igual; encontraremos nuevos desafíos y nos tendremos todos que adaptar a nuevas exigencias. Con la ayuda del Espíritu Santo, la Iglesia seguirá cuidando el bien espiritual y físico de sus fieles.

En esta JORNADA NACIONAL DE ORACIÓN POR LOS SACERDOTES MEXICANOS intervenimos todos los bautizados. Cada uno según sus diferentes responsabilidades: los obispos, los sacerdotes, los equipos diocesanos de pastoral presbiteral y formación permanente, los laicos que participan en diversos movimientos eclesiales y todos los fieles en general. Se trata de fortalecer iniciativas que fortalezcan la vida y ministerio de los presbíteros.

Pbro. José Manuel Suazo Reyes