Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

La familia Que vive la alegria de la fe la comunica de Manera natural. Esa familia es la sal de la tierra y la Luz del Mundo; es la levadura de la sociedad. ∗ “La familia que reza unida, permanece unida”. ∗ Quien no vive para servir, no sirve para vivir. ∗ La oracion es la bateria que hace funcionar al cristiano ∗
pa1.jpgpa2.jpgpa3.jpg

Jesús y la política


PBRO. ALFREDO HERNÁNDEZ VÁSQUEZ.

En vísperas del arranque de las campañas políticas, oportuno recordar  el testimonio de Jesús ante la situación  social y política de su tiempo. 

Jesús de Nazaret participó  en la vida social, sometiéndose a las leyes  de su patria.

Predico la fraternidad, la unidad, la solidaridad, el amor.

Jesús, como ciudadano de su tiempo, sufrió  las consecuencias de la ocupación romana en lo religioso y lo político.

Por el Evangelio conocemos cómo fue la relación con Jesús con los fariseos, con los zelotes, con los saduceos.

Jesús no identifica el ideal religioso con el ideal político.

Se muestra contrario a la indiferencia religiosa de los saduceos.

Vivió la actitud  política  con toda libertad ante las autoridades. Denunció  los abusos contra la dignidad de las personas. Desea que sus discípulos estén en el mundo y les exige justicia y solidaridad  con los más pobres y desamparados.

Afirma que el Reino que él predica no es de este mundo, y no es el resultado de un poder político.

En este Reino no habrá dominio de unos sobre otros porque todos serán servidores.

Desaparecerá la opresión, y el espíritu que animará a sus discípulos será el espíritu de las Bienaventuranzas. 

Desde la fe. Jesús es el rey de la paz que viene a conquistar este don para todos.

Desde la historia, Jesús aparece ante las autoridades como poco ortodoxo en sus hechos. Los que tenían el poder  veían a Jesús como alguien que perturbaba el orden e inquietaba las conciencias.

Jesús se  apartaba de muchas normas sociales. Con plena libertad se atrevía a criticar públicamente las injusticias de quienes detentaban el poder.

Para las autoridades Jesús era un revolucionario ante el pueblo y un adversario al que había que eliminar.

Su amor por la verdad y por la dignidad de las personas ultrajadas chocó  violentamente con los que tenían el poder y daban prioridad a las normas  y  estructuras sobre la persona.

Con palabras y gestos, Jesús nos propuso a sus discípulos, una nueva valoración de la vida y unos nuevos caminos en nuestra vida social, religiosa y política. 


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.