Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

Marcos 3,31-35. Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedandose afuera, lo mandaron llamar. La multitud estaba sentada alrededor de Jesus, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan ahi afuera". El les respondio: "¿Quien es mi madre y quienes son mis hermanos?". Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de el, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos. Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre". ∗
centro_penitenciario_femenino.jpgpfco1.jpgpfco2.jpgpfco3.jpgpfco4.jpgpfco5.jpgpfco6.jpgpfco7.jpgpfco8.jpgpfco9.jpgpfco10.jpg

Alegría y emoción marcan la llegada del Papa Francisco a Chile


A su llegada lo esperaba la presidenta de la República, Michelle Bachelet, quien llegó al pie de la escalera del avión para recibirlo. 

Posteriormente, el Santo Padre recibió el saludo afectuoso del Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati; el Nuncio Apostólico, Ivo Scapolo, además de distintas autoridades del Estado de Chile, entre los que se encontraba el alcalde de Puente Alto, Germán Codina, quien rompiendo protocolo, se acercó al Papa para para saludarlo.

Con especial atención el Santo Padre se dirigió al grupo de voluntarios que lo esperaban sonrientes, para darle la mano a cada uno. Luego se detuvo para escuchar a orquesta de niños “Crecer Cantando”, del Teatro Municipal de Santiago, quienes interpretaron un villancico, en la voz de la pequeña Constanza Wilson Ossandon. 

No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia, es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas.  

Santa Misa en Parque O´Higgins: “Sembrar la paz a golpe de proximidad, de vecindad”

Al decirle bienaventurado al pobre, al que ha llorado, al afligido, al paciente, al que ha perdonado... viene a extirpar la inmovilidad paralizante del que cree que las cosas no pueden cambiar, del que ha dejado de creer en el poder transformador de Dios Padre y en sus hermanos, especialmente en sus hermanos más frágiles, en sus hermanos descartados. 

La dignidad se contagia. La dignidad genera dignidad.Muchas de ustedes son madres, La maternidad nunca es ni será un problema, es un don, es uno de los regalos más maravillosos que puedan tener. Y hoy tienen un desafío muy parecido: se trata también de gestar vida. Hoy a ustedes se les pide que gesten el futuro. Que lo hagan crecer, que lo ayuden a desarrollarse. No solamente por ustedes, sino por sus hijos y por la sociedad toda. Ustedes, las mujeres, tienen una capacidad increíble de poder adaptarse a la situación y salir adelante.

Digámoslo claro, los laicos no son nuestros peones, ni nuestros empleados. «El clericalismo, lejos de impulsar los distintos aportes y propuestas, poco a poco va apagando el fuego profético que la Iglesia toda está llamada a testimoniar en el corazón de sus pueblos. El clericalismo se olvida de que la visibilidad y la sacramentalidad de la Iglesia pertenece a todo el Pueblo de Dios y no sólo a unos pocos elegidos e iluminados»

La vivencia de los apóstoles siempre tiene este doble aspecto, uno personal y otro comunitario, somos, sí, llamados individualmente, pero siempre a ser parte de un grupo más grande. No existe la selfie vocacional. La vocación exige que la foto te la saque otro ¡Qué le vamos a hacer!

El Amor a la patria es un amor a la Madre. La llamamos madre patria porque aquí nacimos pero ella misma, como toda madre, nos enseña a caminar y se nos entrega para que las hagamos sobrevivir a otras generaciones. Antes de irme, ¿Cuál era la contraseña? La contraseña de san Alberto Hurtado es muy simple. Él se preguntaba ¿Qué haría Cristo en mi lugar?

Es posible en la medida en que generemos procesos educativos también transformadores, inclusivos y de convivencia, es necesario enseñar a pensar lo que se siente y se hace; a sentir lo que se piensa y se hace; a hacer lo que se piensa y se siente”.

Santa Misa con 

“Mari, Mari” (buenos días) y “Kümetünngüntaniemün” (La paz esté con ustedes) Es necesario estar atentos a posibles tentaciones que pueden aparecer y contaminar de raízeste don.El primero de ellos es el error de confundir unidad con uniformidad. La unidad no nace ni nacerá de neutralizar o silenciar las diferencias. 

Tras la Santa Misa celebrada en Maquehue, el Papa Francisco almorzó con el Obispo de Temuco y con una delegación de los habitantes de la Araucanía


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.