Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

Marcos 10,32-45. Mientras iban de camino para subir a Jerusalen, Jesus se adelantaba a sus discipulos; ellos estaban asombrados y los que lo seguian tenian miedo. Entonces reunio nuevamente a los Doce y comenzo a decirles lo que le iba a suceder: "Ahora subimos a Jerusalen; alli el Hijo del hombre sera entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Lo condenaran a muerte y lo entregaran a los paganos: ellos se burlaran de el, lo escupiran, lo azotaran y lo mataran. Y tres dias despues, resucitara". Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesus y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir". El les respondio: "¿Que quieren que haga por ustedes?". Ellos le dijeron: "Concedenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estes en tu gloria". Jesus les dijo: "No saben lo que piden. ¿Pueden beber el caliz que yo bebere y recibir el bautismo que yo recibire?". "Podemos", le respondieron. Entonces Jesus agrego: "Ustedes beberan el caliz que yo bebere y recibiran el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mi concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados". Los otros diez, que habian oido a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesus los llamo y les dijo: "Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus duenos, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder asi. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud". ∗
cm1.jpgcm2.jpgcm3.jpgcm4.jpgcm5.jpg

Obispo confirma a alumnos del Colegio México


Gabriela Hernández Cuevas

Coatepec, Ver. 23 de junio de 2018. En la capilla del Espíritu Santo, alumnos de segundo y tercer grado del Colegio México realizaron su Confirmación, concluyendo de ésta manera la formación catequética recibida durante un año.  Mons. Hipólito Reyes Larios, obispo de la Arquidiócesis ungió con el Santo Oleo a los niños y niñas que, acompañados de sus padrinos, recibieron al Espíritu Santo.  La Eucaristía fue concelebrada por el Pbro. Juan Beristain de los Santos, director del Colegio. 

En la homilía, el obispo recalcó la importancia de recibir éste Sacramento y de continuar la formación de la catequesis con el objetivode conocer más a Dios y defender la fe. Mons. Hipólito Reyes Larios hizo preguntas a los alumnos respecto a lo aprendido en el catecismo, además dirigió algunas palabras a los papás y padrinos respecto a la importancia de defender la vida y la familia, ante la cantidad de ataques a éstos valores, ante las ideologías que promueven el aborto y distorsionan la concepción de la familia.  También, animó a que estuvieran pendientes de la formación que reciben sus hijos, para guiarlos en temas importantes como lo es la sexualidad. Además, puntualizó en que como papás y padrinos deben dar testimonio de vida cristiana, cumpliendo los mandamientos de Dios, acercándose a al Sacramento de la Confesión y de la Comunión. 

El obispo comentó que elEspíritu Santo desea regalar a los hijos de Dios sus siete sagrados dones: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Dijo que son parte de la gracia de Dios y que se van desarrollando a lo largo de la vida.  

Al finalizar la Celebración, Mons. Hipólito Reyes Larios agradeció al Colegio México por el trabajo realizado por la educación y formación en la fe de los alumnos. 


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.