Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Un día del maestro completamente distinto

Compartir

Martín de Jesús Ortega Ortega

En medio de este vivir en la contingencia que nuestro país atraviesa, hemos vivido la interrupción de festejos importantes para muchos de nosotros, como el de nuestros niños, nuestras queridas madres, pero también este año nuestros maestros, no vivirán el festejo de su día como años atrás lo han vivido.

Como se sabe, el día del maestro en nuestro país se debe al Presidente Venustiano Carranza, quien, en 1917, a iniciativa de los diputados Benito Ramírez y Enrique Viesca, decretó que el 15 de mayo se celebraría a los maestros en nuestro país.

Como todos sabemos, los maestros son una pieza importante en la vida, pues son los encargados de transmitir los conocimientos y ser el canal para que todos los recibamos y aprendamos a aplicarlos en nuestra vida.

“Ser maestro es una vocación, para ser maestro se necesita un profundo amor a los niños, un profundo deseo de que aprendan, porque solamente teniendo estas dos cuestiones, es que podremos hacer hasta lo posible para que ellos aprendan, buscando siempre las estrategias para lograr el aprendizaje de los chicos. Para mí el ser maestra es un compromiso muy grande y una labor muy hermosa, pues contribuimos a la formación de seres humanos” Así lo define la maestra María Antonieta Sosa, docente con 23 años de experiencia.

Si bien es cierto, los maestros este año no celebrarán su día, rodeado de sus compañeros, de sus alumnos, quizás no recibirán esos cariñosos abrazos que los niños y papás les brindan como felicitación y a su vez como agradecimiento. Tampoco llegaran a sus casas llenos de detalles realizados por sus alumnos. por eso debemos de hacer conciencia y si tenemos un familiar, amigo o conocido que es maestro, no lo olvidemos en su día, ya sea a través, de un mensaje, llamada o cualquier otro medio, felicitémosle la gran labor que hace en su día a día.

En estos tiempos, ellos mismos nos están dando el ejemplo de que jamás se deja de aprender, pues los docentes, tuvieron que dejar a un lado las herramientas tradicionales, teniendo que adentrarse a los medios tecnológicos para no descuidar el aprendizaje de cada uno de sus alumnos, aprendiendo rápidamente como poder llevar a cabo su labor por medio de los programas que permiten que los alumnos pueden acceder desde su casa a sus clases.