Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Ser verdadero discípulo para ser en verdad misionero

Compartir

Manuel Castelán Lunagómez

La encomienda de Jesús a sus seguidores es toda una estrategia de propaganda, que ni los mejores mercadólogos modernos han podido remplazar; a menudo se hace referencia a este tipo de difusión que Jesús realizó; no es para menos, la visión humana queda escueta ante la mirada divina del Todopoderoso. Hacer discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre de la Trinidad, es el mandato pero también la razón de que la identidad del cristiano sea comunitaria.

Existen en esta encomienda dos dimensiones; Jesús primero envió a hacer discípulos, y al mandar creó misioneros; así, hay una distinción entre ser discípulo, primero, y después ser misionero; y aunque se complementan, se perciben como dos momentos. El discipulado es el momento de cercanía con Jesús, de escucha atenta y confrontación, es la metanoia - la conversión de pensamiento y acción; la misión es posterior, momento de compartir a otros lo que se ha visto y oído, es dar a conocer la experiencia de Dios. Otro momento más, y posterior, sería el apostolado, donde Jesús pide un servicio concreto para la comunidad.

Quizá por ello falte la perseverancia en los grupos parroquiales, pues saltándose esta primera etapa, de estar con Cristo como su discípulo, se les manda a predicar o incluso a dar un servicio eclesial; ¡cuántos coros se llenan de integrantes que aspiran a demostrar sus habilidades!, ¡cuántos de ellos han vivido un verdadero discipulado, detrás de Jesús!

Vivir el discipulado es de forma permanente, y la misión surge, no se forza; es la gracia del cristiano, que es Dios quien sale al encuentro; por ello el Espíritu Santo inspira y dirige al discípulo de corazón dispuesto, por ello la vida cristiana es en comunidad, porque ella acompaña en cada etapa y ayuda a discernir la voluntad divina. Que cada uno pueda asumir, con la inspiración del Espíritu Santo, ser discípulo y así ser misionero del Señor, y superar la búsqueda del reconocimiento personal.