Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Piedra, llave y espada

Compartir

José Antonio Serena González

El 29 de junio la iglesia celebra la gran solemnidad de San Pedro y San Pablo, 2 hombres totalmente distintos, pero ambos con un amor inmenso por nuestro Señor Jesucristo.

Hablar de San Pedro y San Pablo es hablar de los 2 grandes pilares de la iglesia primitiva, es realmente fascinante sumergirse en la vida de estos 2 hombres, como el Señor Jesús los llama y su vida cambia de manera radical, Pedro y Pablo son un claro ejemplo de que todos, absolutamente todos, podemos tener un servicio activo dentro de la iglesia.

San Pedro

Todos hemos oído hablar de San Pedro, aquel pescador terco y testarudo, que como diríamos coloquialmente siempre metía la pata, sin embargo, durante 3 años el Señor se encargó de moldear su corazón y su fe, para que con ese carácter fuerte guiará la barca de la Iglesia, convirtiéndose entonces en el primer líder de la iglesia. Recordemos como Jesús funda la iglesia a través de Pedro diciéndole: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi iglesia; y los poderes del infierno no la podrán vencer. Yo te daré las llaves del cielo: todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” Mt 16, 18-19. Pedro se convierte en la primera piedra viva de la iglesia y se le otorga el poder de perdonar los pecados y las llaves, para abrirle y cerrarle el cielo a todos los fieles.

San Pablo

A diferencia de Pedro, Pablo no conoció personalmente a Jesús, sino que el Señor sale a su encuentro en el camino de Damasco. Pablo, conocido en ese entonces por perseguir cristianos, no por malo, sino porque estaba convencido de que su ley era la verdadera y entonces está se veía amenazada con la predicación de los cristianos. Pablo se convierte en el apóstol de los gentiles, es decir Pablo no solo predica para la casa de Israel, sino que abre el evangelio al mundo. Pablo vuelve a la palabra de Dios como su espada, tanto así que Cristo se vuelve su vida “Para mí la vida es Cristo y morir es una ganancia” Fil 1, 21. Pablo tiene una conversión tan grande que es autor de gran parte del nuevo testamento, escribe 14 cartas y san Lucas si discípulo escribe un evangelio y los hechos de los apóstoles, es decir, San Pablo influye en 16 de los 27 libros del nuevo testamento.

Pedro y Pablo nos demuestran que la Palabra de Dios es para todos, por un lado, tenemos a Pedro una persona sin estudios, de oficio sencillo, testarudo, pero en piedra viva de la iglesia, por otro lado, tenemos a Pablo un hombre letrado, instruido por Gamaliel uno de los grandes maestros de la época, hombre humilde porque, aunque intelectualmente era mejor que Pedro, Pablo lo reconoce como el líder y va a encontrarse con Pedro para ponerse de acuerdo en una misma predicación, por lo tanto Pedro se vuelve la piedra que sostiene a la Iglesia, la llave que abre el cielo y Pablo se vuelva la espada la evangelización.