Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

Evangelio segun San Juan 14,27-31a. Jesus dijo a sus discipulos: «Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡ No se inquieten ni teman ! Me han oido decir: 'Me voy y volvere a ustedes'. Si me amaran, se alegrarian de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es mas grande que yo. Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean. Ya no hablare mucho mas con ustedes, porque esta por llegar el Principe de este mundo: el nada puede hacer contra mi, pero es necesario que el mundo sepa que yo amo al Padre y obro como el me ha ordenado.» ∗
psc1.jpgpsc2.jpgpsc3.jpgpsc4.jpgpsc5.jpgpsc6.jpgpsc7.jpg

Coatepec camina en silencio


María Gabriela Hernández Cuevas

Coatepec, Ver., 19 de abril de 2019. El viernes santo los presbíteros y los feligreses del decanato Coatepec peregrinaron en silencio por la calles como signo de acompañamiento a la Virgen de Dolores ante la muerte de Jesucristo. Llevaron cargando la imagen de María Santísima y también de San Juan Apóstol quien en el día de la Pasión de Cristo permaneció siempre al lado de la Madre de Dios. 

Antes de comenzar la Procesión del Silencio, el Pbro. Quintín López Cessa dirigió unas palabras a los asistentes. Mencionó que Jesús estando en la cruz, regaló a toda la Iglesia el ser hermanos al tener la misma Madre. Recalcó que también por el bautismo y la fe pertenecemos a la misma familia, así lo quiso el Señor aunque no todos se conozcan entre sí.  Agregó que en esta procesión, camina el pueblo en familia y en silencio, como signo de estar juntos como hermanos y a su vez en contacto con Dios. Animó a los feligreses a disfrutar el silencio del corazón, donde se puede escuchar lo que se celebra en estos días santos: que Dios ama a sus hijos. 

Tras caminar más de dos horas en un ambiente de oración, los asistentes se congregaron en el atrio parroquial de San Jerónimo para escuchar el Pésame a la Virgen de Dolores. El Pbro. Juan Francisco Díaz fue el encargado de dirigir estas palabras. Al lado de la Madre de Dios, expresó que su dolor también nos pesa, su dolor es también nuestro dolor, su aflicción parte también nuestros corazones. Recalcó que Dios quiso que el primer latido de Jesús fuera en el seno virginal de María y que en sus manos ella lo despida tras ser maltratado por los hombres.

El padre pidió a la Virgen de Dolores por todas las madres, para que siempre tengan los brazos abiertos para recibir a sus hijos ante las batallas de la vida; y pidió por los hijos, para que sean ayudados a regresar a los brazos de sus madres. Y agregó que si faltara la presencia de nuestra mamá, “recuérdanos Señora que tú eres siempre madre y que tu regazo está siempre abierto para recibir los restos de nuestra desgracia”.  Concluyó pidiendo a la Santísima Virgen, que sostuviera siempre la esperanza de todos en la resurrección de su Hijo.


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.