Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Santa María Goretti: preferir morir antes que pecar

Compartir

María Gabriela Hernández Cuevas

Alcanzar la santidad a 11 años parece una tarea difícil, Santa María Goretti fue una joven que a su corta edad tenía la firme convicción de conservar su castidad y vivir en apego a la voluntad de Dios, afirmando preferir morir antes que pecar. Ella es patrona y mártir de la pureza, pues siendo una adolescente, rechazó ser víctima de un acto sexual recibiendo como consecuencia numerosas puñaladas que la llevaron a la muerte.

María Goretti nació un 16 de octubre de 1890 en Italia en una familia humilde y trabajadora, distinguida por su vivencia del catolicismo y su oración asidua. Su padre Luigi Goretti, tras trabajar de forma extenuante murió a causa de la enfermedad del paludismo. Ante este doloroso hecho, su madre Assunta Carlini tuvo que dejar los deberes del hogar para mantener a sus hijos. María se encargó de los deberes de la casa con amor y servicio, atendiendo a sus hermanos confiando en la providencia de Dios.

Era una joven con profundo amor a Jesús, con un ardiente anhelo por la Comunión, quien contemplaba con frecuencia el crucifijo fomentando así el desprecio por el pecado y el mayor deseo de pertenecerle a Dios.

Un día, un joven mayor llamado Alessandro Serenelli que no tenía una vida cristiana y siendo víctima de la perversión, se acercó a María Goretti para hacerle propuestas indecorosas que comprometían su castidad, a lo que ella se negó rotundamente. Ante las negativas, en otra ocasión el joven sujetó a María e intentó violarla, amenazándola con matarla si no cedía, pero la advertencia no bastó ante el deseo de vida de gracia de la pequeña adolescente, por lo que se resistió y siguió luchando para que la soltara. Finalmente, Alessandro atentó contra ella dándole más de 10 puñaladas que la dejaron gravemente herida.

Fue llevada al hospital, pero ante su estado de gravedad, hicieron llamar a un sacerdote para que la confesara. María Goretti esperó el momento de su muerte al lado de su mamá Assunta, ofreciendo el sufrimiento a la Santísima Virgen de Dolores. En esos momentos perdonó a su agresor diciendo: “Sí, lo perdono por el amor de Jesús, y quiero que él también venga conmigo al paraíso. Quiero que esté a mi lado... Que Dios lo perdone, porque yo ya lo he perdonado”. Falleció un 6 de julio de 1902 a las tres de la tarde.

Alessandro cumplió una pena de 30 años, se convirtió profundamente al Señor y sintió un verdadero arrepentimiento. Por su parte, Assunta también le perdonó sinceramente.

La vida de santa María Goretti nos deja una verdadera enseñanza sobre la misericordia y el poder de un corazón lleno del amor del Señor. Esta joven nos enseña el valor de la castidad, el deseo ferviente de no ofender al Señor y de llevar una vida piadosa. Este testimonio es muy valioso en la actualidad llena de peligros de perversión sexual. Pidamos la intercesión de María Goretti para caminar por el sendero del perdón, la pureza y la fe.

Para leer más de la vida de Santa María Goretti consultar: https://www.aciprensa.com/recursos/biografia-2707