Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

Evangelio segun San Mateo 10,16-23. Jesus dijo a sus apostoles: "Yo los envio como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas. Cuidense de los hombres, porque los entregaran a los tribunales y los azotaran en las sinagogas. A causa de mi, seran llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. Cuando los entreguen, no se preocupen de como van a hablar o que van a decir: lo que deban decir se les dara a conocer en ese momento, porque no seran ustedes los que hablaran, sino que el Espiritu de su Padre hablara en ustedes. El hermano entregara a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelaran contra sus padres y los haran morir. Ustedes seran odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvara. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra, y si los persiguen en esta, huyan a una tercera. Les aseguro que no acabaran de recorrer las ciudades de Israel, antes de que llegue el Hijo del hombre." ∗
rd1.jpgrd3.jpgrd2.jpg

El reino de reinos


Pbro. Darío

Un médico joven y pronto famoso por su buen trato a los pacientes, amable al dar la consulta y atinado para la receta, dijo a su esposa e hijas que, un sábado dedicaría el día para caminar el sólo, tener el contacto con los reinos naturales.

Su trabajo organizado, esposa e hijas lo apoyaron y estuvieron de acuerdo que fuera solo. El médico salió de su domicilio y empezó a caminar.

Cuando dejó la ciudad y se adentró en el campo tomó un camino de terracería, empezó a patear una piedra, la pateó como pelota pequeña casi cien metros.

Se sentó al borde del camino y con la piedra a sus pies se encontró, primero con el reino mineral, luego con los otros reinos.

Y, a partir de observar esa piedra empezó a reflexionar sobre el reino mineral. Luego, en uno de los potreros vió unas vacas, caballos, burros, mulas. Y pasó a meditar sobre el reino animal. Le llamó la atención que un pájaro se posó sobre el lomo de una vaca.

El médico siguió su camino y se internó en una pradera con arboles de manzanas, comió unas y se puso en contacto con el reino vegetal. Alimentado quiso regresar a su domicilio. Cuando llegó a su casa su familia lo recibió con gusto y brazos abiertos, la mesa puesta para cenar y escucharlo con atención de su contacto con los reinos. Tomó agua y empezó a hablar de su caminar.

Les platicó muchas cosas importantes del reino vegetal, el reino animal y del reino mineral. Pero, al estar con su familia dijo haber llegado al reino de Dios. Aquí, en ustedes y en mí está el reino de Dios. Somos el conjunto, la unidad del reino vegetal, mineral, animal, los cuatro elementos, aire, tierra, fuego, agua.

Continuó hablando que el reino de Dios es verdad ante la mentira, reino para el mundo, luz de Cristo que vence la oscuridad, el caos, el desorden. Es vida y fuerza ante la promoción de la violencia y muerte. Fortalece al débil, lo levanta y hace caminar.

Concluyó diciendo que juntos debemos amar y defender el reino de Dios. Cuidar la vida vegetal, animal y mineral. Luchar con fuerza y seguros porque Dios hizo todos esos reinos como casa para vivir felices. Mañana domingo vamos a misa; y comenzó la cena.


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.