Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

¡QUÉDATE EN CASA Y APROVECHA CADA HORA DEL DÍA!

Compartir

Lic. Adriana Franco Sampayo

El tiempo en casa es sumamente valioso, aprovecha este respiro de lo cotidiano e invierte tus horas libres realizando diferente actividades en tu casa y desde tu hogar. Aquí te compartimos algunas opciones.

Considera que la vida diaria se compone de diversas actividades, hábitos, costumbres, rutinas, obligaciones y responsabilidades, pero también de tiempo libre para la recreación y el esparcimiento. Todos esos pequeños detalles o acciones conforman tu día y se vuelven algo natural, propio y hasta automático.

Quizá en estos días llegues a sentir ansiedad por todo lo que está ocurriendo o experimentas la sensación de que pierdes tu tiempo “haciendo nada”, o que tus rutinas son completamente ajenas a lo que estás acostumbrado o acostumbrada. Si es así, no pierdas de vista que esto es solo una etapa, y en cuestión de tiempo podrás reanudar o retomar varias de tus actividades. Este tiempo es un excelente momento para llevar a cabo nuevas rutinas y hábitos, los cuales te permitirán establecer una dinámica específica para los próximos días.

Aprovecha muy bien esas horas libres del día.

Siguiendo la propuesta de crear hábitos funcionales para estas jornadas, lo primero que debes hacer es armar una agenda diaria para organizar tus tiempos; establece el horario de trabajo e incluye, tiempo para leer, arreglar la casa o el departamento, jugar algún juego de mesa, para hacer ejercicio, consultar tus redes sociales, hacer video llamadas y hasta para descansar.

Si hay niños en casa, también tienes que contemplar horas de convivencia con ellos. Recuerda que para evitar que los pequeños se aburran o caigan en el hartazgo como consecuencia de tanto tiempo encerrados, es indispensable prestarles atención, asignarles tareas y llevar un seguimiento de las mismas.

¿Qué es lo que puedes hacer con ellos? Te recomendamos desarrollar un plan de actividades compartido, el cual involucre a los niños, pero asegúrate de incluir dos o tres que deban ejecutarse en equipo o con la participación de todos. Por ejemplo, aquellas actividades relacionadas con la limpieza de las áreas comunes; preparar o tener listos los ingredientes para el desayuno, comida y cena; hablar con los abuelos, amigos, tíos y que propicien un dialogo a distancia con personas que no habitan en el mismo hogar. Es muy bueno tener alguna reunión para expresar sentimientos que vivieron durante el día.

Este tiempo de contingencia es también un buen momento para resolver ciertos pendientes que tengas en casa o hacer cambios, como distribuir la sala y el comedor de manera diferente; separar la ropa que ya no te queda o no usas (decide qué hacer con ella) o poner en orden tu habitación.

Recuerda que se trata de crear nuevos hábitos…Los buenos hábitos alimentan el alma.

¡¡Aprovecha al máximo el tiempo!!