Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

La catequesis de iniciación cristiana

Compartir

José Antonio Serena González

A lo largo de una semana hemos estado hablando de la catequesis y la evangelización, el efecto que tiene el catecumenado y el planteamiento de llevar a cabo el Kerygma de esta manera.

En esta semana comenzaremos a reflexionar el inciso 2 del capítulo 2 de este nuevo directorio para la catequesis, titulado La catequesis en el proceso de la Evangelización. El primero anuncio de la iglesia es el Kerygma como ya lo sabemos, este nuevo directorio propone una Catequesis Kerygmática, y en el contexto eclesial sabemos que se refiere al primer anuncio, pero aquí necesitamos hacer un aclaración, no quiere decir, en sentido estricto, que el Kerygma sea el primer anuncio como regla básica, pero si quiere decir que es el primer, porque es el primordial de la fe católica, asumiendo el conocimiento del amor de Dios, el pecado, la promesa del Padre y la comunidad.

La catequesis de iniciación cristiana se conecta con la acción misionera de la iglesia, la cual hace un llamado a la fe y en conjunto con la acción pastoral de la iglesia hace esta catequesis más nutrida.

La catequesis es una parte que está íntimamente unida con el proceso de la iniciación cristiana que a su vez se vincula con los sacramentos de iniciación cristiana, como el Bautismo. El bautismo y la catequesis están vinculados por la profesión de fe, que es el elemento interno del sacramento y la meta de la catequesis.

Los sacramentos de la iniciación cristiana constituyen una unidad, porque «ponen los fundamentos de la vida cristiana: los fieles, renacidos en el Bautismo, se fortalecen con la Confirmación, y son alimentados en la Eucaristía». Por lo tanto, será necesario que las conferencias episcopales confirmen, en su reflexión pastoral, que los sacramentos de iniciación cristiana sean en este orden: Bautismo, Confirmación y la Primera Comunión; que en la práctica, los sacramentos en este orden ayuden a los fieles a poner en el centro a la Eucaristía, y esta sea la tendencia que tengas los sacramentos.

La catequesis de iniciación cristiana es una formación básica, esencial, orgánica, sistemática e integral de la fe:

1) Básica y esencial, en cuanto es una profundización inicial del kerygma que explica los misterios fundamentales de la fe y los valores evangélicos fundamentales. «La catequesis sienta los fundamentos del edificio espiritual del cristiano, nutre las raíces de su vida de fe, habilitándolo para recibir el siguiente alimento sólido en la vida ordinaria de la comunidad cristiana»

2) Orgánica, en cuanto es coherente y está bien ordenada; sistemática, es decir, no improvisada u ocasional. La exposición orgánica y sistemática del misterio cristiano distingue la catequesis de otras formas de anuncio de la Palabra de Dios.

3) Integral, porque es un aprendizaje abierto a todos los componentes de la vida cristiana. La catequesis favorece gradualmente la interiorización y la integración de estos componentes, provocando una transformación del hombre viejo y la formación de una mentalidad cristiana.