Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Santa Mónica

Compartir

Lila Ortega Trápaga

“Cuántas lágrimas derramó esa santa mujer por la conversión del hijo! ¡Y cuántas mamás también hoy derraman lágrimas para que los propios hijos regresen a Cristo! ¡No perdáis la esperanza en la gracia de Dios!”, dijo el Papa Francisco en agosto del 2013.

Santa Mónica, patrona de las mamás y amas de casa, dignifica la felicidad de amar y mantener a la familia cerca de Dios, con la determinación de la mujer que tiene la certeza de saber lo que es mejor para quienes ama, aún cuando no haya decidido el trayecto de su vida.

Se casó por un arreglo de sus papás, con un hombre violento y grosero, no creyente y que se burlaba de la fe de su mujer, sin embargo a ella la respetaba. Algunas mujeres le preguntaron por qué su marido nunca la golpeaba, entonces les dijo: "Es que, cuando mi esposo está de mal genio, yo me esfuerzo por estar de buen genio. Cuando él grita, yo me callo. Y como para pelear se necesitan dos y yo no acepto la pelea, pues.... no peleamos".

Mónica rezaba y ofrecía sacrificios por su esposo y al fin alcanzó de Dios la gracia de que Patricio se hiciera bautizar, y que lo mismo hiciera su suegra, mujer terriblemente colérica que por meterse demasiado en el hogar de su nuera le había amargado grandemente la vida a la pobre Mónica. Un año después de su bautizo, Patricio murió, dejando a la pobre viuda con el problema de su hijo mayor.

Pero su dolor no terminaría ahí. Agustín, su hijo mayor, aunque extraordinariamente inteligente tenía actitudes egoístas, caprichosas, y no se acercaba a la fe. Llevaba una vida disoluta y ella sufría por ver a su hijo alejado de Dios. Es por eso que durante años siguió rezando y ofreciendo sacrificios.

A los 29 años, Agustín decide irse a Roma a dar clases. Mónica decide seguirle para intentar alejarlo de las malas influencias pero al llegar al puerto de embarque, su hijo por medio de un engaño se embarca sin ella y se va a Roma. Pero Mónica, no dejándose derrotar tan fácilmente toma otro barco y va tras de él.

En Milán; Mónica conoce al santo más famoso de la época en Italia, el célebre San Ambrosio, Arzobispo de la ciudad. En él encontró un verdadero padre, lleno de bondad y sabiduría que le impartió sabios. Además de Mónica, San Ambrosio también tuvo un gran impacto sobre Agustín, a quien atrajo inicialmente por su gran conocimiento y poderosa personalidad. Poco a poco comenzó a operarse un cambio notable en Agustín, escuchaba con gran atención y respeto a San Ambrosio, desarrolló por él un profundo cariño y abrió finalmente su mente y corazón a las verdades de la fe católica.

Ella siente realizada su misión cuando, tiempo después, San Agustín es bautizado en la Pascua del 387. Luego muere en el puerto de Ostia, África, a los 55 años.

«Santa Mónica y San Agustín nos invitan a dirigirnos con confianza a María, trono de la Sabiduría. A ella encomendamos a los padres cristianos, para que, como Mónica, acompañen con el ejemplo y la oración el camino de sus hijos». Benedicto XVI