Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

San Gregorio Magno “Servus servorum dei”

Compartir

María Gabriela Hernández Cuevas

San Gregorio Magno nació en Roma alrededor del año 520, fue parte de una familia adinerada y también cercana a la fe. Su madre también fue elevada a los altares: Santa Silvia de Cilicia. San Gregorio es reconocido por haber sido un gran Papa, siendo el primer pontífice en haber sido monje, destacado por siempre estar atento a las necesidades de la grey y promover el canto litúrgico que hoy es conocido como “canto gregoriano”.

San Gregorio estuvo involucrado en la política y fue Prefecto de Roma, tiempo después descubrió su vocación a la vida religiosa y se convirtió en monje, donando sus pertenencias y haciendo de uno de sus terrenos un monasterio. El Papa Pelagio II lo nombró diácono y Nuncio Apostólico de Constantinopla. A su regreso a Roma, y tras la muerte del Papa, San Gregorio fue elegido su sucesor.

“Gregorio empleó sus propios bienes y los legados a la Iglesia para ayudar a los fieles: compraba y distribuía trigo, socorría a los necesitados, sustentaba a los sacerdotes, monjes y religiosos de clausura en situación de dificultad, pagaba rescates por los prisioneros” (Vatican News).

Este santo se distinguió también por su humildad, en sus cartas se refería a él mismo como “Servus servorum dei”, siervo de los siervos de Dios. Se preocupó por promover la paz en Italia y por evangelizar nuevos territorios. Además, se le reconoce por procurar la justicia y la transparencia, ya que reorganizó la administración pontificia, delegando funciones a muchos monjes benedictinos y “estableció también que los bienes de la Iglesia fueran utilizados para su propia subsistencia y para la obra de evangelización del mundo; y gestionados con absoluta rectitud, justicia y misericordia” (Vatican News).

San Gregorio Magno es reconocido como Doctor de la Iglesia, pidamos su intercesión para ser firmes en la confianza en Dios, viviendo la caridad y defendiendo nuestra fe.