Arquidiócesis de Xalapa

Menú principal

Tu Iglesia
en Xalapa

Pasa por encima Pasa por encima de aquellos sentimientos que no le aportan paz y felicidad a tu vida. Mata todo pensamiento o inspiracion negativa, pesimista, de envidia, resentimiento y amargura. Tu has sido hecho(a) para amar y ser feliz. Sacudete el polvo de aquello que te quiere contaminar y ¡Atrevete a ser diferente! *
papa69.jpg

Dios libera a enfermos y oprimidos


Juan 1,1-18

 (Y la Palabra habitó entre nosotros): Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él, al declarar: "Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo". De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que es Dios y está en el seno del Padre!" Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Sobre el Evangelio de hoy - Jesús es el renuevo, es humilde, es manso, y vino para los humildes, para los mansos, a traer la salvación a los enfermos, a los pobres, a los oprimidos, como Él mismo dice en el cuarto capítulo de san Lucas al visitar la sinagoga de Nazaret.

Jesús vino precisamente para los marginados: Él se margina, no considera un valor innegociable ser igual a Dios. En efecto, se humilló a sí mismo, se anonadó. Él se marginó, se humilló para darnos el misterio del Padre y el suyo.

No se puede recibir esta revelación fuera, al margen, del modo como la trae Jesús: en humildad, abajándose a sí mismo». Nunca se puede olvidar que el Verbo se hizo carne, se marginó para traer la salvación a los marginados.

[...] Resulta evidente que la grandeza del misterio de Dios sólo se conoce en el misterio de Jesús, y el misterio de Jesús es precisamente un misterio de abajarse, de anonadarse, de humillarse, y trae la salvación a los pobres, a quienes son aniquilados por muchas enfermedades, pecados y situaciones difíciles.

Fuera de este marco no se puede comprender el misterio de Jesús, no se puede comprender esta unción del Espíritu Santo que lo hace gozar...

Pidamos la gracia al Señor de acercarnos más, más, más a su misterio, y de hacerlo por el camino que Él quiere que recorramos: la senda de la humildad, la senda de la mansedumbre, la senda de la pobreza, la senda de sentirnos pecadores. Porque es así como Él viene a salvarnos, a liberarnos (Homilía en Santa Marta, 02 de diciembre de 2014)

Oración para el Evangelio de hoy.

Señor mío, Tú eres el Alfa y Omega, el principio de la vida y del amor. Tu Poder y tu Amor existen desde el comienzo mismo de todo y te nos has manifestado a largo de nuestro camino de vida.

Tú, permaneces cerca de mí con tu Palabra sanadora, Tú me guías y me conduces aun cuando transito por lugares oscuros, perdido y sin rumbo.

Tú nunca te vas de mi lado, nunca me abandonas, intervienes en mi vida, en cada una de mis situaciones y con tu verdad me iluminas los caminos.

Yo sé que Tú me quieres alegre y en paz en todo momento, alegre cuando te sirvo, cuando oro, cuando trabajo, cuando doy y recibo y hasta cuando sufro, porque Tú eres la verdadera alegría, la fuente de paz, la fuente del amor y de toda bendición.

No permitas que me separe de esta alegría, dejándome dominar por mis pasiones, por el orgullo, por la ambición de poder, por la envidia amarga que deja vacíos en el alma.

Quiero que mi corazón se abra a ti, se rebose de Ti. Que tu Palabra poderosa, que da luz, vida y salvación penetre las profundidades de mi ser..

Ven Señor, ven a desbordarme con tu paz y aleja todas las tinieblas de mí que quiere opacar mi esperanza y derribar la fortaleza que en Ti he encontrado.

A Ti, Señor, Luz de luz, eterna verdad, sabiduría celestial, sea el Honor y la Gloria por siempre y para siempre. Amén.

Propósito para hoy

Ayudaré hoy a algún indigente. Le mostraré la alegría que el Señor me ha dado y compartiré un desayuno con él.

Frase de reflexión

"El consumismo nos impulsa a desechar. Pero la comida que se tira a la basura es el alimento que se roba al pobre, al que pasa hambre". Papa Francisco.


Arquidiócesis de Xalapa, Ver. México.
©2012 Todos los derechos reservados.