Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

CATÁSTROFE GENERACIONAL POR CIERRE DE ESCUELAS

Compartir

Jorge Gabriel Rodríguez Reyes

La organización UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) en su estudio EDUCACION EN PAUSA afirma que el cierre de escuelas por el COVID 19 en América Latina y el Caribe pone en peligro la formación de 137 millones de niños que representa el 97 % del total. Esto representa una “catástrofe generacional que tendrá profundas consecuencias para la sociedad en su conjunto”.

Solo Uruguay, Costa Rica, Surinam, y Haití tienen sus escuelas completamente abiertas. Colombia, Argentina, Brasil, Chile y Cuba las tienen parcialmente abiertas. En México llevamos más de 8 meses con escuelas cerradas lo cual impide el regreso de 137 millones de niños a clase. Algunos de estos niños, están estudiando a distancia si tienen acceso a la tecnología, pero sufren la privación de socialización indispensable para su sano desarrollo.

Los niños que dependen de alimentación escolar pierden su única comida nutritiva y podrán padecer desnutrición. Esto incluye además a los discapacitados, refugiados y migrantes y a quienes viven en zonas rurales. Muchos hogares pobres no tienen acceso a Internet, y otras tecnologías. Los padres no han recibido orientación sobre cómo trabajar en línea. Para los más pobres y vulnerables, aún no reciben una educación a distancia de calidad como los niños, niñas y adolescentes con discapacidades físicas y cognitivas, aprender desde casa puede ser un desafío insuperable, ya sea por falta de una computadora o de acceso a Internet. “Los impactos secundarios de las medidas para contener el virus también han perturbado el progreso de los niños y niñas más pequeños, para quienes los primeros tres años de vida son una oportunidad única para sentar las bases de su salud y bienestar futuros”.

La interrupción prolongada de este proceso tendrá un impacto negativo en la capacidad de los niños y niñas para tener éxito en la escuela y en la vida. Se considera que 3.1 millones de niños están en peligro de abandonar sus estudios completamente. A nivel mundial, es probable que esta región sufra el segundo mayor descenso en la matrícula escolar (1.83 por ciento) entre todas las regiones. Ya el porcentaje de niños que no recibe educación alguna, ni presencial ni de forma remota, se ha disparado del 4 al 18 por ciento en los últimos meses. Los niños, niñas y adolescentes con discapacidad corren un mayor riesgo de abandonar la escuela, junto con las adolescentes que están embarazadas o ya son madres y quienes viven en la pobreza extrema. En general, en los países de América Latina y el Caribe, el 21 por ciento de los niños, niñas y adolescentes de los hogares más pobres no recibe educación de ningún tipo en comparación con el 14 por ciento de los hogares más ricos.

La pandemia aumentará los riesgos preexistentes de violencia contra las niñas, impactando su desarrollo social, económico y educativo y, al mismo tiempo, amenazando su salud sexual y reproductiva y poniéndolas en mayor riesgo de un embarazo no deseado.

Al no poder cubrir el costo de la vivienda, la comida y la atención médica, las familias están luchando para llegar al final de cada mes: América Latina y el Caribe se prepara para la peor recesión en un siglo.