Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

La importancia y repercusión del agua en nuestra vida

Compartir

Adriana Franco Sampayo 

¿Alguna vez has pensado que el agua no es lo tuyo? Puede ser que te cueste trabajo tomarla o que no le encuentres el gusto, pero tienes que ser consciente de las repercusiones que un vaso de agua tiene en tu cuerpo, y por lo tanto, en tu mente y tu bienestar.

El agua es uno de esos recursos que no podemos dar por sentado. ¿Sabías que aproximadamente 2 mil 200 millones de personas en el mundo carecen de acceso a agua potable? A pesar de que se trata de un líquido esencial para toda la vida, no todos tenemos el privilegio de tomar un vaso de agua cada vez que tenemos sed o calor.

Es por eso que celebramos cada 22 de marzo desde 1993 el Día Mundial del Agua, no como un festejo, sino como un momento de introspección para reflexionar sobre la importancia de este recurso, así como el tremendo impacto que tiene su escasez en todas las especies. No debemos olvidar que el agua es, a final de cuentas, un derecho humano, y es imprescindible contar con ella para llevar una vida saludable y basada en la dignidad humana.

En este artículo te invitamos a descubrir los efectos que puede tener un vaso de agua en tu cuerpo y cómo eso repercute en tu vida diaria, siempre con la empatía de que no todos tienen nuestras mismas condiciones. Algunos puntos relevantes para el consumo de agua:

1.- Es parte de ti.

El agua comprende desde el 75% del peso corporal de los bebés, hasta el 55% en las personas mayores. Es esencial todas las funciones del cuerpo y circula por dentro de los vasos sanguíneos. Está en cada parte de ti y es por eso la OMS recomienda consumir de 2 a 3 litros diarios.

2.-Regula tu temperatura corporal, lubrica las articulaciones y órganos.

¿Tenías idea de que tu estado de hidratación es fundamental para el proceso de control de la temperatura del cuerpo? Así como tenemos que consumir más de 2 litros de agua al día, también diariamente perdemos este líquido a través de la orina, el sudor y la respiración. Si esta pérdida no se compensa con tu consumo de agua, esto afecta no sólo a tu temperatura corporal, sino también al funcionamiento de tus órganos.

3.-Tiene que ver con tu capacidad gastrointestinal y con tus riñones.

Tu consumo regular de líquidos en la dieta en general es absorbido por tu intestino, lo que se reflejará en tu proceso de digestión y también en cómo tu cuerpo absorbe los nutrientes. Una alimentación balanceada y nutritiva afecta positivamente a cada parte de tu cuerpo, sin embargo, sin el agua suficiente, de poco sirve comer sanamente. También, el consumo inadecuado de líquidos se considera una causa probable del estreñimiento.

Por otro lado, el bajo consumo de agua puede dañar nuestros riñones pues son órganos cruciales para regular el equilibrio hídrico y la presión arterial, así como para eliminar los desechos del torrente sanguíneo.

4.-Afecta la estabilidad emocional y mental.

Exactamente, aunque te parezca un efecto mucho menos esperado, el agua puede influir en la cognición, pues los niveles leves de deshidratación pueden producir alteraciones en el estado de ánimo y en el funcionamiento cognitivo de las personas. ¿Hay veces que te has sentido muy cansado, adormilado, confundido o que te falla mucho la memoria? ¿Te has puesto a pensar que tal vez se deba a que te falta agua? Se ha probado que no hidratarte correctamente puede afectar el desempeño en tareas como la memoria, la capacidad aritmética, tu estabilidad emocional y mental.

5.-La piel: el órgano más grande

La piel contiene aproximadamente un 30% de agua, lo que contribuye a la tersura y elasticidad, además de que funciona como una especie de “impermeabilizante” para el cuerpo. La ingesta adecuada de agua puede mejorar el grosor y la densidad de tu piel.

Valoremos este vital elemento que nos permite ser quienes somos y tener la vida que tenemos. Seamos sensibles por los que no pueden acceder a ella y tengamos presente en nuestras acciones diarias que es nuestra responsabilidad cuidar del agua, por nosotros y por los que vienen.

Toma agua y cuida tu mente y tu cuerpo.