Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Características del voto en México

Compartir

Alejandro Ortega Velázquez 

Votar en elecciones democráticas debiera inspirar a todas y todos los electores. Para que esta máxima se cumpla se requieren garantías formales para dar cumplimiento a la decisión ciudadana que se expresa en el momento de sufragar a favor de un candidato.

La constitución política establece que el voto es universal a partir de que las personas mayores de 18 años, con modo honesto de vivir, solicitan su inscripción ante el órgano electoral que los reconoce como ciudadanos con derechos plenos para participar en los comicios.

El voto es libre, porque se emite de acuerdo a la preferencia que cada ciudadano tenga por un partido político o por un candidato.

El voto es directo, porque la elección la hacen los ciudadanos sin intermediarios al marcar su boleta.

Es secreto, porque cada ciudadano tiene el derecho de votar sin ser observado y sin obligación alguna de manifestar por quién votó.

Es intransferible porque el elector no puede pedir o aceptar que otra persona vote en su lugar.

Para hacerlo posible, se han generado instrumentos que garantizan su ejercicio. En principio los ciudadanos deben estar en el Padrón Electoral y en la Lista Nominal de Electorales que valida la vigencia de sus derechos. El ciudadano o ciudadana al cumplir 18 años debe atender su inscripción y tramitar su credencial de elector que lo identifica.

El sistema electoral mexicano considera en su diseño institucional, facilitar a los electores la emisión del sufragio; por ello uno de los aspectos centrales de la organización de los procesos electorales es acercar los centros de votación a los domicilios de los electores, tarea complicada en los casos de gran dispersión de domicilios, como sucede en comunidades rurales. Otro aspecto es la instalación de casilla únicas que facilitan la votación múltiple como sucederá el 6 de junio próximo cuando se elegirán diputados federales, legisladores locales y presidentes municipales en un solo centro de votación.

Para una adecuada participación ciudadana en los comicios, los electores deben tener la disposición a informarse, a razonar y conocer las propuestas de los candidatos y emitir su voto para, posteriormente, dar seguimiento y evaluar el trabajo de quienes ocupen un cargo de elección popular, pues en la normatividad se ha establecido la posibilidad de que quienes ganen en esta elección, puedan presentarse ante los ciudadanos en futuros comicios en los que podrían buscar su reelección.