Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Los Obispos nos llaman a buscar el bien posible

Compartir

Manuel Liaño Carrera 

La Pascua para los católicos, es la fuente de paz y esperanza con la que enfrentamos nuestra realidad. A propósito de ella, nuestros Obispos del estado de Veracruz nos recuerdan el deber cristiano que tenemos sobre ejercer nuestro voto de manera libre, responsable, valiente y razonada. En un mensaje que dirigen a los fieles católicos y las personas de buena voluntad, publicado el pasado 11 de abril de 2021, asemejan los tiempos actuales, con la primera comunidad cristiana. Como a ellos, dicen, nos envuelve el desconcierto marcado por el dolor, la tristeza y la confusión ante los variados acontecimientos de nuestro entorno. Los primeros discípulos fueron testigos del dolor, del sufrimiento y de la muerte de cristo en la Cruz. La realidad que vivimos ante la crisis de la epidemia del COVID-19 con sus repercusiones en la familia, en las relaciones sociales, en la economía, en la educación y en la vida de fe, nos provoca miedo, incertidumbre y desesperanza.

Junto con este mensaje de solidaridad y cercanía, hay un llamado a la acción para que, desde la fe y esperanza en Jesús Resucitado, asumamos con responsabilidad, fraternidad y actitud solidaria, la realidad que nos envuelve. En este caminar, una escala obligada que tenemos por delante, es el próximo 6 de junio. Varias son las luces que nos dan, para poder cumplir de manera adecuada con nuestra responsabilidad cívica. En esta ocasión, quisiera poner especial acento en el llamado a buscar el mayor bien posible.

En muchas ocasiones vivimos buscando la opción ideal, sin embargo, la realidad es que en cuestión electoral en pocas ocasiones la encontramos. Ciertamente los partidos políticos y las alianzas no son lo que quisiéramos, muchos de los candidatos no nos convencen, por lo cual, el riesgo de que el desánimo y la incertidumbre nos lleven a la apatía e indiferencia es latente. No podemos huir de nuestra realidad, ni de nuestra responsabilidad. Debemos hacer un esfuerzo de discernimiento para identificar el bien posible, aunque no sea el bien ideal.

Que trece Obispos (entre titulares, administradores, auxiliares y eméritos) den un mensaje conjunto, no es algo muy común en nuestra Iglesia mexicana. No puede pasar desapercibido para nadie la riqueza de su contenido y la trascendencia de los temas que abordan. Por ello, si Dios nos lo permite, profundizaremos en próximas colaboraciones sobre tan importante mensaje.