Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

UN JUEVES COMPLICADO EN CDMX

Compartir

Alejandra Yáñez Rubio 

El jueves 22 de abril de 2021 fue un día muy importante para la causa provida y pro- familia. En un solo día, se dieron varias batallas importantes en distintas trincheras. Para empezar, en la Cámara de Diputados, sesionaron las Comisiones de Salud y de Igualdad de género, para impulsar distintas reformas a leyes generales, que pretenden legalizar el aborto en nuestro país. Reformas adicionales a la Ley General de Población, y a la iniciativa de reforma constitucional. Para las diputadas Wendy Briceño y Miroslava Sánchez de MORENA, entre otras muchas más, sólo es prioritario implementar el aborto como política pública. En esta nueva iniciativa, mediante un cambio de lenguaje, planean introducir el aborto como parte de los servicios básicos de salud pública. Imagínense que ironía: no tenemos vitaminas, ni aspirinas, ni tratamientos contra el cáncer. Para estas diputadas, la única prioridad es legalizar la muerte del mexicano no nacido. Aunque las mujeres estemos muriendo en miles por otras razones.

Ese mismo día, hubo una manifestación pacífica en el Senado de la República. Esto es por qué en febrero de este año, el coordinador de la bancada de MORENA, Ricardo Monreal Ávila comentó que unas de las 50 prioridades a discutir y votar en el Senado son el proyecto de Ley General de Población y la reforma a la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida libre de Violencia. El proyecto de Ley General de Población establece las bases jurídicas para que el aborto, el adoctrinamiento de la niñez y juventud en todos los niveles de educación básica, la implementación de la ideología de género, entre otras medidas, sean medios estatales de control poblacional. La reforma a la Ley General de Acceso a la Mujeres a una vida libre de violencia implementa el concepto ambiguo de “Violencia simbólica”; por el cual, se busca sancionar y perseguir a quienes “refuercen estereotipos de género” en todos los ámbitos sociales, incluidos los espacios familiares, las escuelas y las iglesias. Si yo le enseño a mis hijas que pueden escoger no trabajar y quedarse en casa a cuidar a sus hijos, me pueden sancionar.

Ese mismo día, en el Congreso CDMX se intentó votar una nueva ley General de Salud, por la cual se contemplan dos conceptos de aborto: interrupción legal (durante las primeras doce semanas) e interrupción voluntaria (las primeras 20 semanas de gestación, en casos específicos tales como violación, peligro de vida de la madre, etc). Esta ley quiere remarcar el aborto como derecho y como parte de los servicios básicos de salud sexual y reproductiva. Esa ley no se subió a discusión, pero debemos estar atentos. El aborto en la semana 1, 8 o 20 de gestación es la violación máxima a los derechos humanos de los mexicanos por nacer.

Amigos católicos, abramos los ojos y veamos quienes promueven leyes contrarias al bien común, ya que en las urnas tendremos que votar por los mejores perfiles disponibles. Los mexicanos queremos políticas de vida. ¡No más muerte!