Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

CAMPECHE ES PROVIDA Y MÉXICO TAMBIÉN

Compartir

Alejandra Yáñez Rubio 

El miércoles 2 de junio de 2021 se dio a conocer una maravillosa noticia. Con 22 votos a favor y 1 en contra, el Congreso de Campeche reconoció que “persona es todo ser humano desde su concepción hasta su muerte natural”. De esta manera, Campeche es el estado número 23 en reconocer que el mexicano en gestación es persona, y que tiene derechos humanos. Esto, en concordancia con la Convención Americana de Derechos Humanos, la Convención sobre los Derechos del Niño y demás tratados internacionales que reconocen que el derecho a la vida es universal, imprescriptible e indivisible, entre otras características.

A partir de la despenalización del aborto de la hoy Ciudad de México, varios estados empezaron a modificar sus constituciones locales para blindar el derecho a la vida, el cual es fundamental para poder ejercer otros derechos. Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Durango, Sinaloa, Nayarit, Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Colima, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Puebla, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, y recientemente Aguascalientes y Campeche han demostrado que es voluntad del pueblo proteger y garantizar el derecho humano de todos los mexicanos a vivir, desde el inicio de su misma existencia.

Esto es algo que debemos celebrar con nuestros amigos y familiares. Cuando México firmó la Convención Americana de Derechos Humanos, estableció una reserva en el artículo 4º, no por rechazar la protección a la vida, sino por ser respetar el federalismo: que cada entidad federativa, decida el nivel de protección a la vida de sus ciudadanos. Hoy, 23 estados lo han dejado claro a través de sus Congresos locales: la vida es un derecho humano que debe garantizarse en toda etapa de desarrollo.

El aborto es la mayor discriminación a la persona con razón de su tamaño, origen o estado de salud. Este 6 de junio serán las elecciones intermedias, por las cuales los mexicanos definiremos a nuestros representantes en la cámara de diputados y en los congresos locales. Si queremos que nuestra voluntad se vea reflejada en las leyes, debemos votar por aquel candidato que represente nuestros valores: el respeto a la vida, la libertad de expresión, la objeción de conciencia, el derecho de los padres a educar a sus hijos, el derecho a tener una familia y el interés superior de los niños. Como creyentes debemos votar por el mayor de lo bienes, el menor de los males. Votemos pensando en qué México queremos heredarle a nuestros hijos. Como mujer y madre, quiero vivir en un país que reconozca y garantice los verdaderos derechos humanos.