Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Y a todo esto... ¿Qué es el comunismo?

Compartir

Marisol López García
Mujeres de Acción Ciudadana 

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre “El Comunismo” tanto a favor como en contra, hemos escuchado sobre un movimiento para no permitir su avance en América y España, pero también, casi al mismo tiempo, hemos visto como fue recibido con bombo y platillo en palacio nacional, el presidente de Cuba, un país que es radicalmente comunista. Por eso es muy importante que como católicos estemos ciertos de unas preguntas básica ¿Qué es el comunismo? ¿Es bueno? ¿Es malo?

El comunismo o también conocido como socialismo, es una ideología económica, política y social que establece que una nación no debe tener diferencia de clases y para ello establece que no debe existir la propiedad privada por lo que todos los medios de producción estarían en manos del estado o gobierno, y sería el estado o gobierno el que distribuiría los bienes de manera equitativa danto a todos exactamente lo mismo, aunque de entrada puede sonar muy bonito, la realidad de los países que han seguido ese camino revela desgarradoramente otros resultados y Cuba es un claro ejemplo.

Cabe mencionar que el comunismo no es precisamente “una idea novedosa”, ya desde 1846 el Papa Pío IX en su encíclica Quipluribus, condenó a la doctrina comunista, en 1891 el Papa León XIII dijo que era “un cáncer que pretendía destruir los fundamentos mismos de la sociedad moderna”. ¿Pero por qué dicen esto de algo que suena tan lindo?

La realidad es que el comunismo vulnera completamente la individualidad del hombre, la persona deja de ser vista como un ser único e irrepetible y se convierte solo en un integrante más del colectivo, al transferir los derechos y responsabilidades de los individuos y las familias al estado, se destruye la libertad de decidir todos los asuntos de nuestra propia competencia y de seguir a nuestra razón, inclusive a la moralidad, la justicia y la caridad y lo sustituye por el control del estado que para lograr imponerse, se vuelve totalitario, represivo y policial.

También, para poder imponerse, el comunismo quita a los padres el control de la educación de los niños y todo ese control queda en manos del gobierno, a fin de enseñar solo lo que el estado quiera, independientemente de las opiniones de los padres. Para el comunismo, la religión es indeseable, ya que considera que no hay verdades absolutas o moral revelada, y todo puede ser manipulado para mantener el control, incluyendo la verdad y el error, el bien y el mal.

Todos los gobiernos de los países que en distintas partes del mundo en distintos momentos de la historia han tratado de imponer el comunismo o socialismo solo han ocasionado desgracia, pobreza, muerte y deshumanización entre sus habitantes.

Que Dios proteja a México del Comunismo.