Arquidiócesis de Xalapa

Inicio  ›  Noticias

Padre Jacobo Ávila De la Cruz, nuevo párroco de la Rectoría del Sagrado Corazón de Jesús

Compartir

El martes 20 de febrero de 2024, iniciaron los cambios de párrocos y rectores en nuestra querida Arquidiócesis de Xalapa. El primer cambio que se efectuó fue en la Rectoría del Sagrado Corazón de Jesús, Coatepec. Monseñor Jorge Carlos Patrón Wong fue el encargado de presidir la Eucaristía y presentar ante aquella comunidad a su nuevo Rector: el padre Jacobo Ávila De la Cruz, quien a sus 70 año de edad, llega para estar al frente de aquella porción del pueblo de Dios: “cuánta alegría y cuanta gratitud del padre Jacobo, pero también de toda nuestra arquidiócesis de Xalapa cuando tenemos sacerdotes como él que ha servido en 13 diferentes comunidades”.

En la homilía monseñor Jorge Carlos dijo que su misión será personificar la Palabra de Dios para el pueblo: “aquí con ustedes y por ustedes, en la Rectoría del Sagrado Corazón de Jesús, el padre Jacobo va hacer que la Palabra de Dios entre en nuestras vidas, transforme nuestras vidas y con ello transformar nuestra comunidad; y con nuestras vidas y nuestra comunidad transformadas por la acción de Dios, hacer de Coatepec y de nuestra querida arquidiócesis una Iglesia viva, donde todos nosotros seamos humildes discípulos misioneros de Jesús, como María”.

Dentro de su reflexión el Arzobispo enfatizó la importancia y del ser y que hacer del sacerdote y su relación con la Palabra de Dios que es Jesús mismo: “es muy hermoso porque al ver, a un seminarista, a los sacerdotes recién ordenados o sacerdotes con mucha experiencia, porque aceptan personificar la Palabra de Dios ¡hacerla persona!. Esa es la riqueza de nuestra Iglesia Católica que la Palabra de Dios se hace persona en un sacerdote, en una religiosa, en un bautizado”.

Monseñor Jorge Carlos concluyó su homilía pidiendo a toda la comunidad que no se cansen de hacer oración por los seminaristas, por los sacerdotes, por las religiosas, por los obispos pues en palabras de don Jorge: “necesitamos que todos nuestros obispos, nuestros sacerdotes, nuestros seminaristas, nuestras religiosas y todos y cada un de los bautizados personifiquen, personalicen la Palabra de Dios”.